CONOCE EL COMERCIO DE TU MUNICIPIO: JARDINET CENTRO DE JARDINERÍA

Esta semana, Portalvillamayor ha visitado uno de los establecimientos de jardinería más conocidos de Villamayor, junto al que pasamos muchas veces cuando circulamos por la carretera de Ledesma entre Villamayor y Salamanca. Nos estamos refiriendo a

JARDINET – CENTRO DE JARDINERÍA:

Nos hemos acercado a hablar con Ángel Pedraza, su propietario. Jardinet es un centro de jardinería, dedicado al jardín, piscinas, riego, huerto, etc. La empresa está bien situada, en la carretera de Ledesma km 2,5, a poca distancia de Salamanca. En su día hubo un proyecto para desarrollar la zona instalando supermercados y empresas afines junto a la carretera (se abrió Mercamuebles y la Estación de Servicio), pero no salió adelante.

Jardinet cubre todas las necesidades de los propietarios de jardines, tanto en lo que respecta a materiales para piscinas y productos fitosanitarios para plantas, como a los consejos que proporciona el personal cualificado sobre el riego o la tierra necesaria para crear y mantener el huerto. Los clientes se sienten satisfechos al haber adquirido los materiales que realmente necesitan.

El negocio abrió hace casi 19 años, en septiembre de 1.999 con el nombre de Viveros Pedraza. Anteriormente, en 1.990, tenían un establecimiento abierto al público en la plaza del Oeste. Pero antes, Ángel ya fabricaba y reparaba aspersores y soportes para los agricultores, en el taller que tenía en la calle Fray Luis de Granada. El mundo del riego no tiene ningún secreto para este hombre que hoy nos recibe en su establecimiento.

En palabras de Ángel “lo que más distingue a Jardinet del resto de viveros es, en primer lugar, la variedad de productos que ofrecen para el jardín, el riego, las plantas, herramientas, sustratos, etc.; y en segundo lugar, el orden, la colocación y el asesoramiento al cliente”.

Nos cuenta que “el negocio está pasando una etapa complicada. Hubo un momento muy bueno hace años. Después, la crisis afectó mucho al sector, ya que la gente tuvo que dejar de comprar y ahorrar para pagar la hipoteca. Los primeros gastos que se recortaron fueron los del jardín. Ahora, poco a poco se va remontando”.

Ángel tiene muchos clientes de toda la vida en Villamayor. Clientes que vienen a verle a diario y que son “casi amigos”. Según sus palabras, “mis clientes normalmente son de la zona de Villamayor, con un perfil medio-alto, clientes exigentes de toda la vida a los que les gusta pasear, ver las cosas y que les asesoren a la hora de comprar”.

Nos comenta que “a nivel institucional, nos gustaría que el Ayuntamiento contase con nosotros para la escuela-taller de jardinería que hay en Villamayor”. Nos pone como ejemplo el gran trabajo que otra escuela-taller está realizando en el bosque de Béjar, y a la que le están sirviendo todo lo que necesitan. También en algún Ayuntamiento limítrofe donde hay escuelas-taller están encantados con sus servicios. Recuerda la primera Feria de la Piedra en Villamayor, donde fueron uno de sus patrocinadores, pusieron el primer premio y se ocuparon de toda la decoración floral. En las siguientes ediciones no participaron porque vieron que el esfuerzo ya no era recíproco. Piensa que el sentido que ahora se le está dando es muy distinto a aquél para lo que se creó.

Jardinet tiene su propia página web y una bolsa de clientes con más de 3.500 correos electrónicos donde semanalmente envían ofertas agresivas promocionando los productos del momento. El problema es que en Salamanca, hasta el mes de marzo o abril, la gente se olvida de que tiene un jardín en otoño. Ángel echa en falta algún producto que salvase el gran bache que se produce en invierno. En la asociación de garden a la que pertenece los propietarios de otros viveros tampoco dan con la solución para atraer a la clientela en ese periodo.

En su tiempo libre, su pasión desde muy joven ha sido la lectura. A Ángel le gusta madrugar para leer un buen libro o incluso acercarse a la Sierra, bien en moto o en coche, y darse unos buenos paseos o hacer rutas. Le encanta la naturaleza. Antes practicaba deporte, pero desde que tuvo una pequeña lesión de rodilla dejó de salir a diario a correr por la orilla del río en Villamayor antes de venir a trabajar. Ribera que, según nos cuenta, se debería de potenciar mejor para que fuese un lugar más bonito.

Está casado desde el año 1.977 y tiene dos hijas. Ambas trabajan en sus propias empresas. Un centro de yoga junto a la plaza Mayor de Salamanca y una fábrica de ropa deportiva con marca propia, reconocida en Europa y que está abasteciendo a muchos equipos de la región. Vive a caballo entre Villamayor y Salamanca, aunque sus padres vivieron en Villamayor hace muchos años, el hermano que le precede nació en el municipio y él casi también por pocos meses.

Le gusta mucho nuestro pueblo, “donde se pasea bien y donde te encuentras con gente normalmente muy agradable y eso es muy importante”.

De Portalvillamayor, aunque desconoce la difusión que pueda tener el portal, es de la opinión que es importante que se hagan entrevistas a las empresas dándolas a conocer en el municipio sin inclinación política ni tendencia alguna, sino dando servicio al pueblo.

Cuando termina su jornada de trabajo, si ha sido un día movido, para él es una alegría ver que sus clientes han entrado y se han ido satisfechos. También reconoce que cuando cierra la puerta desconecta totalmente y no se acuerda de su negocio hasta el día siguiente.

Ha sido un placer poder charlar con Ángel, un hombre sencillo que lleva toda la vida dedicado a la jardinería, quien aconseja a sus clientes para que se lleven lo que realmente necesitan, que más que clientes son ya amigos y al que le gusta la lectura y pasear por la naturaleza. Nos ha enseñado su negocio. Hemos podido recorrer los pasillos, con una sensación de frescor en el ambiente, disfrutando del colorido de las plantas y de la armonía que transmite el ver lo bien colocado que están los productos allí expuestos.

Cómo diría Gertrude Jekyll, horticultora y diseñadora de jardines:

El amor por la jardinería es una semilla que una vez sembrada nunca muere.

Comparte: