PERSONAJES HISTÓRICOS (22)

Relación de personajes que han tenido que ver con nuestra historia.

CAGIGAL DE LA VEGA Y NIÑO, Felipe (1720-1796)

Noble, político y militar nacido en Béjar.

Perteneció a una extensa familia dedicada a la milicia y conocida entre los propios militares como “los Cagigales”.

Sus primeros servicios militares datan ya del año 1727 cuando entra como cadete en el Regimiento de Infantería de Portugal. En este regimiento será sucesivamente ascendido de subteniente, a teniente, capitán, capitán de granaderos y sargento mayor (año 1746). El año siguiente fue promovido a teniente coronel del Regimiento de Infantería de Vitoria. Durante estos años estuvo en las dos guerras de Italia al amparo de los Pactos de Familia acordados entre Felipe V y su sobrino el rey Luis XV de Francia.

En el año 1750 fue nombrado Caballero de la Orden de Santiago.

Pendón primitivo de la Orden de Santiago (1170-1175)

representado en el Tumbo Menor de Castilla.

(www.es.wikipedia.org)

Una década más tarde obtuvo el mando del Regimiento de Infantería de Asturias con el que estuvo un tiempo de guarnición en Buenos Aires.

En el año 1761 le fue concedida la Encomienda Esparragal de la Orden de Alcántara y, tras las muertes de su hermano primogénito Juan (fallecido en el año 1746) y de su otro hermano Fernando Alberto (fallecido en el año 1769) fue nombrado III Marqués de la Casa Cagigal en Nápoles.

En el año 1777 obtuvo el grado de mariscal de campo y, a partir de este momento, inicia su carrera político-militar al nombrado en noviembre de 1779 gobernador de Pamplona y en el año 1781 gobernador de Lérida.

En el año 1781 fue voluntario a la expedición de reconquista de Menorca (expedición al mando del duque de Crillón) y como recompensa recibió el ascenso a teniente general de los reales ejércitos. En mayo de 1783 fue nombrado capitán general del ejército y provincia de Extremadura, cargo que ejerció hasta abril de 1794.

Grabado de la “Vista exacta de Mahón. Tomada por el ejército español,

bajo el comando del excelentísimo duque de Crillón, el 19 de agosto de 1781

(www.es.wikipedia.org)

Un año antes había ingresado en el Consejo de Guerra, aunque la plaza en propiedad le fue concedida un año después.

Ese mismo año obtuvo la distinción honorífica de gentilhombre de cámara del rey.

Murió en Madrid.

CALDERÓN Y ARANDA, Rodrigo (1576-1621)

Noble, político y militar, nacido en Amberes.

Procede de una familia de mercaderes de Valladolid que había sido ennoblecida por Carlos I. Su padre llegó a capitán de la armada y “comendador mayor” de Aragón; su madre pertenecía a la nobleza flamenca y holandesa.

Poco se sabe de los primeros años de su vida.

En el año 1580 sus padres se trasladan a Valladolid, donde se dedicarán a administrar las tierras y cargos de la familia. En esta ciudad estudió Rodrigo; algunas fuentes aseguran su asistencia a clases de Gramática y Humanidades en la Universidad.

Casado en el año 1601 con Inés de Vargas, emparentó con el señorío de Oliva de Plasencia.

En el año 1595 comenzó a servir como paje en la casa del marqués de Denia (Francisco Gómez de Sandoval), posteriormente convertido en el duque de Lerma y valido de Felipe III. Fue nombrado ayuda de cámara del rey en el año 1598 y secretario de cámara tres años más tarde.

Desempeñó, a lo largo de su carrera político-militar, los cargos de comendador de Ocaña en la Orden de Santiago, capitán de la guardia alemana de Felipe III, alguacil mayor de la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid, regidor perpetuo y correo mayor de la ciudad de Valladolid, secretario de cámara de Felipe III, privado del Duque de Lerma y embajador en Flandes.

Fue Señor de Oliva de Plasencia (posteriormente el título fue elevado a condado), Señor de Rueda y Señor de Siete Iglesias (posteriormente elevado a marquesado).

El Conde de la Oliva de Plasencia a caballo” (1612).

Cuadro de P.P. Rubens, expuesto en el castillo de Windsor.

(www.es.wikipedia.org)

Activo, ambicioso y sin escrúpulos, se convirtió en el hombre de confianza del duque de Lerma. Fue especialmente odiado por los enemigos del duque y acusado de corrupción, económica y política, de haberse aprovechado del favor de Lerma para enriquecerse, de acosar a aquellos que él consideraba peligrosos y, en definitiva, de llevar a la Monarquía a la ruina. En junio de 1607 se le imponía la pena de la pérdida de su oficio en la Casa Real, pero al mismo tiempo el monarca firmaba una cédula perdonándole todos sus crímenes pasados y prohibiendo que públicamente se le criticase y persiguiese por esos crímenes. Para los enemigos de Lerma y su régimen, la presencia de Calderón seguía dando posibilidades de denunciar los males del reino y en los siguientes años las críticas no sólo no cesaron, sino que se incrementaron.

Primero fue Francisco de Mendoza, almirante de Aragón y miembro de la poderosa casa de los duques del Infantado, quien inició una campaña para que se encarcelase y juzgase a Calderón. A continuación, fue el confesor real fray Luis de Aliaga, y con él algunos de los miembros del círculo de la reina Margarita. Aunque de nuevo Calderón, protegido por Lerma, se libró de estos ataques, el círculo parecía cerrarse. Cuando la reina Margarita murió durante el parto en octubre de 1611, Calderón fue acusado de haber utilizado brujería contra ella.

Al caer en desgracia el duque de Lerma cae en desgracia, Calderón fue utilizado como chivo expiatorio y  arrestado el 20 de febrero de 1619 en su palacio de Valladolid y conducido a Madrid, donde fue sometido, supuestamente, a tormento para conseguir que confesase los cargos que pesaban contra él de asesinato y brujería. Confesó el asesinato del soldado Francisco de Juaras, pero rechazó el resto de los cargos.

Don Rodrigo Calderón en el tormento” (1865).

Cuadro de J.M. Rodríguez de Losada (Museo del Prado)

(ww.es.wikipedia.org)

Condenado a muerte, fue ejecutado en la plaza Mayor de Madrid el 21 de octubre de 1621 y su arrogancia en tal trance dio origen al dicho popular “más orgulloso que don Rodrigo en la horca”.

En realidad no fue ahorcado sino degollado, dado su condición de noble.

CALDERÓN DE LA BARCA, Francisco (1641-1712)

Escritor y eclesiástico nacido en Orgaz (Toledo).

Natural de Orgaz, era hijo de Pedro Calderón de la Barca y de María Nieto. La familia era de origen hidalgo y el padre y los abuelos ostentaron diferentes cargos de gobierno en la citada villa por el estamento de hijosdalgo.

Fue colegial del Colegio Mayor de Málaga en 1659 y en el de San Ildefonso en marzo de 1662 (ambos en la Universidad de Alcalá). Llegó a ser rector de este último colegio entre los años 1665 y 1666.

Consiguió doctorarse en Teología por la Universidad de Alcalá en 1665.

Fue primero canónigo de la catedral de Málaga en 1668 y canónigo magistral de la catedral de Murcia ya en 1690. En 1691 aspira al cargo de predicador de Su Majestad, así como al canonicato de la catedral de Ávila, obteniendo finalmente los dos puestos. Tras doctorarse en Artes en Alcalá ocupó la cátedra de esa disciplina en la misma universidad en 1693, consiguiendo ser elevado al canonicato magistral y al de púlpito de la sede primada de Toledo, también en esas fechas.

En julio de ese año se le propone para ocupar la Sede Episcopal de Salamanca, y su nombramiento se produce el 16 de septiembre.

Entregó de su bolsillo once mil ducados para terminar las obras de la catedral. Sufragó en 1705, también de su bolsillo, la reparación del campanario de la citada catedral, destruido a causa de una tormenta.

Torre de las campanas de la Catedral de Salamanca.

(www.villadeorgaz.es)

Dotó una sala de sacerdotes en el Hospital General de Salamanca, concediendo buenas rentas para su servicio.

Levantó el colegio de San Cayetano, adyacente al convento del mismo nombre. Fomentó y presidió las obras de erección de los conventos de San Bernardo y de los carmelitas.

Durante su obispado murió, en el convento de San Francisco de Salamanca, fray Andrés de las Llagas, franciscano, tenido por santo. Su fallecimiento causó tal duelo popular que ante el temor de acciones incontroladas por parte de la multitud (a fin de saquear su cuerpo para conseguir reliquias) tuvo que intervenir personalmente para darle rápida sepultura.

Los disturbios causados por la guerra de Sucesión, en 1706 dejaron dividida a la ciudad, entre los partidarios del archiduque austriaco y los de Felipe V. Es por ello que el cabildo de la catedral, con su obispo a la cabeza, se dirigiera al general Vega, representante de la causa borbónica, pidiéndole que socorriese la ciudad, ante la noticia de la inminente llegada de las tropas portuguesas al mando del vizconde de Fontearcada (comandante en jefe de las tropas de los aliados austracistas). Vega se negó, traicionando además la causa felipista.

La entrada de los aliados el 19 de septiembre de 1706 abrió las conversaciones con los representantes de la ciudad para el pago de tributos a cambio de respeto para no saquearla. El general Almendáriz tomó, sin embargo, la ciudad el 26 de ese mismo mes, anuló cualquier tratado anterior y proclamó a Felipe V como Rey legítimo, lo que llevó al obispo a presidir un solemne Te Deum en la catedral.

En 1710 el monarca visitó personalmente la ciudad de Salamanca y el obispo y su cabildo en pleno fueron a cumplimentarle, entregándole mil fanegas de trigo para sustento de las tropas.

Murió en Salamanca, en febrero de 1712, durante el ejercicio de su obispado. La guerra, aún en plena efervescencia, impidió el nombramiento de un nuevo obispo y la sede estuvo vacante durante dos años, siendo administrada por dos vicarios.

Capilla Mayor de la Catedral de Salamanca.

Bajo la tarima del altar se encuentra la tumba de D. Francisco Calderón.

(www.villadeorgaz.es)

Para la elaboración del presente artículo se han tenido en cuenta los siguientes documentos:

– AA.VV.: “Calderón, Rodrigo”. Encyclopaedia Britannica.

– AA.VV.: Mcnbiografías

– REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA: “Diccionario biográfico español

 

Comparte: