Fukushima, desastre nuclear

Se cumplen 5 años de la tragedia nuclear de Fukushima.  El 11 de marzo de 2011, un tremendo seísmo de magnitud 9, desencadena un gigantesco tsunami y diez reactores dejan de funcionar.

Cinco años después del terremoto y posterior tsunami que arrasó el noreste de Japón, el país sigue luchando contra las secuelas del seísmo, especialmente por el grave accidente que sufrió la central nuclear de Fukushima.

El Gobierno nipón ha anunciado que ha comprado parcelas cercanas a la planta para almacenar de forma temporal unos 30 millones de toneladas de residuos radiactivos generados desde entonces.foto3

El objetivo es enterrar la tierra extraída durante las labores de descontaminación en una zona de 16 kilómetros cuadrados en los pueblos de Okuma y Futaba, aunque el Ejecutivo aún no ha podido adquirir todos los terrenos porque muchos de sus más de 2.000 propietarios recelan de que el depósito sea temporal y se niegan a vender. La  tierra contaminada por la radiación, hojas y otros residuos recogidos durante los trabajos de descontaminación se almacenan en grandes bolsas de plástico negras en una playa cercana a Fukushima.foto2

Las emisiones y vertidos radiactivos mantienen desplazadas a más de 68.000 personas que vivían junto a la planta.

Los japoneses recordaron esta tarde a las víctimas del sismo, el tsunami y el accidente nuclear del 11 de marzo de 2011, que dejaron 20.000 muertos y arrasaron el noreste del país.

Este ha sido el último gran accidente nuclear, pero no es el único, ha habido otros. Desgraciadamente esta es la realidad de la energía nuclear, la seguridad cero no existe, lamentablemente los accidentes existen y son imprevistos.

Cuando alguien dice que la energía nuclear es la más barata, la más segura y es por la que nuestros gobiernos deberían apostar, realmente ¿se han parado a valorar el coste de tan solo este desastre nuclear.? Miránfoto4dolo fríamente si se ponen en una mesa delante de un folio en blanco, con un bolígrafo en la mano ¿podrían ir poniendo precio a cada vida humana perdida?. ¿El coste de cada uno de los desplazados tanto su sufrimiento sentimental como físico?  ¿El coste sanitario para las secuelas de las personas afectadas por la radiación que perdurara cientos de años?. La tierra perdida para siempre, las infraestructuras, casas, escuelas, hospitales, tierras de cultivo, parque y jardines donde los hijos de aquellos habitantes jugaban alegremente, etc…

¿Por donde vamos ya con la cuenta?. Todavía falta por anotar el coste de almacenar todos los residuos radioactivos del desastre, los trabajos de descontaminación, la perdida en vidas humanas de todos aquellos trabajfoto5adores y personas voluntarias que acudieron en un primer momento a intentar controlar y atajar el desastre. Personas anónimas que dieron sus vidas, sabiéndolo o no, por sus conciudadanos. ¿Que precio tiene el valor?.

Si las consecuencias que produjeron este gravisimo accidente,  terremoto  y posterior tsunami, asolaran por ejemplo un parque eólico o una planta fotovoltaica, probablemente el resultado hubiera sido un montón de hierros retorcidos envueltos en cristales pero nada parecido a lo que ocurre dentro de una central nuclear. La vida humana no es compatible ante un desastre nuclear.

(fotos actuales, tal y como quedo la zona, dignas de una película apocalíptica)

Comparte:

Deja un comentario