ESPECIAL VERANO: X EDICIÓN DEL CAMPAMENTO BILINGÜE, convivencia y cariño en inglés

Aprender inglés. Eso es lo que a muchos de ustedes se les vendrá aIMG_20160704_103745 la cabeza cuando lean “Campamento Bilinguë”, y no se equivocan pero también es cierto que se olvidan de lo esencial e importante: disfrutar, relacionarse y convivir. Esos son los tres pilares fundamentales de este campamento, que este año celebra su X edición en nuestro municipio.

Desde el pasado 4 de julio y hasta el próximo viernes, día 22, en torno a 50 niños de todas las edades pueden disfrutar, aprendiendo y perfeccionando la lengua inglesa. Este campamento, organizado por la Academia WONDERLAND de Villamayor, cuenta con cerca de 25 personas que colaboran y enseñan a los más pequeños no solo inglés, sino a pasar un rato ameno, fomentando el compañerismo entre los más pequeños.

DSC_0445Agata, Joanna y Rafael, coordinadores y conocedores del campamento,  han sido los encargados de darme a conocer este campamento que cada año mejora, aún más, su dinámica y actividades. Para saber más del Campamento Bilingüe, pude conocer de primera mano qué es, qué hacen, y cómo preparan esta quincena que, según ellos mismos, se quedó muy corta.

¿En qué consiste el Campamento Bilingüe?

El Campamento Bilingüe tiene un objetivo que es que los niños practiquen y mejoren la lengua inglesa. Nos parece esencial determinar que el origen o la base del campamento están en que los niños sean felices y disfruten. Desde esa perspectiva, es donde pretendemos que los niños contrasten diferentes timbres y pronunciaciones. No se trata tanto de hacer una clase clásica del curso porque no tendría sentido en el mes de julio; como de crear un ambiente con una inmersión lo más inglesa posible. En este sentido, nosotros tenemos la suerte de contar con profesores ingleses y americanos, pero la esencia es esa: que los niños sean felices y aprendan inglés.

¿A quiénes está dirigido este campamento?

baile ritmicoLa idea era aceptar a los niños desde 2º de Infantil cursado hasta 6º de Primaria. Esa siempre fue la idea principal, pero  había demanda para niños incluso más pequeños, por lo que este es el primer año que aceptamos a niños que tienen 1º de Infantil cursado, y como tenemos varios alumnos que llevan con nosotros varios años, el año pasado los que estaban en 6º de Primaria, siguen. Incluso el año pasado vinieron unos de 1º ESO y también siguen con nosotros, así que aunque ponga hasta 6º de Primaria, este año no hemos puesto ningún límite de edad. Los alumnos mayores son de 3º ESO cursado.

¿Cuál es el principal objetivo que perseguís con este campamento?

Creemos que son dos. El primero, que los niños disfruten y se lo pasen bien. Es verano, así que las actividades son divertidas y lúdicas. El segundo es dirigirnos a ellos en inglés. No son las típicas clases de inglés como en el colegio: no tenemos libros de texto, no trabajamos tanto lo que son las fichas. El objetivo es la comunicación: cualquier actividad que hagamos, que son las actividades típicas de un campamento urbano, que se desarrollen en inglés. Los niños están expuestos continuamente a que todo el profesorado les hable en inglés. En cuanto a la comunicación, es importante destacar que contamos con muchísimo profesorado tanto de Inglaterra como de Estados Unidos. Son chicas jóvenes, por lo tanto los niños se dirigen a ellas y quieren conocerlas, pero tienen que hacerlo en inglés. Además, también contamos con dos niños participantes del campamento, que no forman parte del profesorado, que vienen de Inglaterra y de Estados Unidos. Son los niños que hablan un poquito de español, con lo cual esa idea de hacerlo bilingüe, se trata de que nuestros niños para poder comunicarse con ellos, se tienen que dirigir en inglés; y al revés, también les enseñan un poquito de español.

¿Cómo es la organización del campamento: profesores, personal, distribución de grupos…?

Este año contamos con 50 alumnos, y tenemos 25 profesores y ayudantes aproximadamente. Te puedes hacer una idea de que tenemos un profesor por cada 2 alumnos. Esto revierte en la calidad del curso unido a la calidad del profesorado, el que sean ingleses y americanos hace que sea la mejor actividad de inglés de verano en toda Salamanca. Los grupos son según la edad. Siempre por separado tenemos el grupo de los niños de infantil, que tienen su propio ritmo. El resto de grupos va por cursos. Este año, por ejemplo, juntamos 2º y 3º de Primaria pero también lo miramos por el nivel de inglés que tengan. El número de alumnos es entre 10 y 14 personas, y en cada grupo hay un profesor o profesora nativa titulada y con mucha experiencia. En cada grupo hay un ayudante, y en cada grupo hay dos voluntarios que también son ayudantes. Las chicas que vienen de los Estados Unidos tienen entre 16 y 18 años, vienen para estar en el campamento y hablar a los niños en inglés.

¿Cuáles son las actividades que se realizan diariamente en este campamento?

Con el fin de darle una cierta, no originalidad, sino romper un poco lo que es la mecánica del curso, lo hacemos por centros de interés. Por ejemplo, hoy hemos trabajado el tema de la fantasía y magia; entonces, entorno a cada tema trabajamos cada día. Ayer, por ejemplo, trabajamos la alimentación, y es un día especial porque hacemos barbacoa. Entendemos el día a día por un núagata y la excursioncleo temático y en torno a él trabajamos. Introduciendo estos temas, las profesoras trabajan el vocabulario haciendo algunas actividades pero no trabajando fichas. Si hacemos el día de la comida, los niños aprende cómo comportarse en un restaurante, cómo pedir… Cada día, además, tenemos una parte de teatro. Las actividades se preparan para hacer un teatro porque al final del campamento, hacemos una fiesta para los padres, así que todos los días trabajamos sus obras de teatro que están hechas en inglés. Cada día entre tantas actividades, tenemos que buscar unos 15 minutos para trabajar estas cosas que luego se enseñan el último día. También tenemos a los profesionales colaboradores. Por ejemplo, el día de música y baile, vino una instructora de baile que lleva colaborando con nosotros desde el principio y cada año tiene preparada una coreografía a los niños, que luego la practican, y a final de curso se muestra. El segundo día, teníamos día de teatro y creatividad y vino Yolanda Martín para darles una taller de teatro de cómo trabajar la voz, cómo emitir la voz, cómo comportarse en el escenario, para que luego ellos lo apliquen en la obra de teatro que van a representar al finalizar el campamento.

¿Cuáles han sido las excursiones planteadas para esta edición?

Buscamos siempre que haya una salida provincial y una salida fuera de la provincia. En concreto, este año, hemos estado en Olmedo y hemos aprovechado para trabajar, sobre todo con los mayores, el tema del Mudéjar que es una variedad arquitectónica propia de aquí. Allí hemos visitado el Palacio del Caballero de Olmedo, de la famosa obra de Lope de Vega. Mañana visitaremos el Museo del Comercio, donde hablaremos del tema del reciclaje y de la conservación de los objetos.

¿Qué tenéis programado para la fiesta de final del campamento: teatro, baile…?

Durante varios años, ya tenemos la idea de tener el himno del campamento. Siempre buscamos una canción que es famosa, pero que sea bilingüe. Esto quiere decir que, con mucha suerte, hemos encontrado canciones cuya letra es mezclada en inglés y en español. Lo bonito de las canciones es que hablan de la unión de los países y que todos somos iguales, que es lo que sucede en nuestro campamento. Además, tenemos el baile donde bailamos todos y, luego cada grupo presenta su teatro. La obra puede ser de temática muy variada: desde cosas muy simples hasta, como es el caso de los mayores, obras que inventan ellos mismos, siempre con la ayuda lingüística de los profesores. Además,  les proyectamos una presentación con la recopilación de fotos de las dos semanas, y a cada niño se le entrega un CD con las fotos para que lo tenga de recuerdo y un diploma. Por último, tenemos una fiesta de “chuches” y Coca-Cola para culminar.

¿Cómo es la comunicación con los padres? ¿Cuentan con algún seguimiento de sus hijos?

Lo primero que hacemos al comenzar el campamento es una reunión con los padres donde les avanzamos las características de estos quince días, la temática que vamos a tener y los consejos normales que en estos momentos se tienen. Además de eso, hay un grupo de Whatsapp, con lo cual hay una comunicación permanente en todo momento. Cualquier aviso lo hacemos por ahí y llega inmediatamente a los padres. Por ejemplo, el otro día necesitamos unas planchas para la barbacoa y a los 5 minutos había 5 o 6 padres ofreciéndolas. La comunicación es permanente. Además, los padres saben perfectamente lo que se hace en las clases porque, aunque hemos dicho que no trabajamos fichas, al acabar cada actividad cada niño se lleva una ficha con el vocabulario que han utilizado durante la actividad.grupo 2

Contáis con familias americanas, ¿en qué consiste esa relación? ¿Cómo colaboran?

Por un lado, es el tercer año que vienen dos profesoras inglesas que tenemos una relación de amistad con ellos desde hace diez años, y en verano vienen para echarnos una mano y están como dos monitoras más en el campamento. Además, viene otra profesora inglesa que es una de las tutoras del grupo, y ella trae siempre a dos hijas suyas, y ellas participan en el campamento como los otros niños. Desde hace unos años, también, colaboramos con una profesora estadounidense. Todo empezó porque ella buscaba una campamento donde poder colocar a los niños estadounidense que venían a Salamanca con sus padres, porque los padres se apuntan en cursos de español en Salamanca, pero no encontraba en Salamanca ningún sitio donde poder dejarlos. Al encontrar la información sobre este campamento, nos mandó un grupo de tres niños de allí. La experiencia fue muy bonita y ella empezó a anunciarlo en Chicago (Estados Unidos), y al año siguiente ya vinieron más niños de allí. El año pasado, además, comenzó la experiencia de hacer intercambios de jóvenes. Son chicas entre 16 y 18 años, que vienen aquí y están alojadas en familias de Villamayor, y luego la idea es que los alumnos españoles de estas familias, el verano siguiente vayan a Chicago para realizar un intercambio similar. El feedback que tenemos de las chicas estadounidenses es muy positivo, están disfrutando mucho porque por las mañanas están en el campamento ayudando a los niños, y por las tardes están con las familias donde ellas pueden practicar el español. Hay que destacar, también, la buena relación.

¿Qué destacarías del Campamento Bilingüe?

La convivencia de los niños y profesorado de varios países. El nombre de Campamento Bilingüe es de verdad bilingüe, incluso trilingüe. Además, el cariño que nos cogemos al final entre todos. Cada profesor con sus grupos, que también son niños con los que llevamos muchos años. Las dos semanas se nos quedan cortas porque, al principio de la semana es empezar de cero, mientras que se acaba la profesoressemana, hace falta seguir un poquito más porque nos lo pasamos muy bien. Fundamentalmente, esa convivencia, esa cercanía y ese afecto o cariño que nosotros volcamos hacia los niños. Una chica nos comentaba el otro día: “Yo estoy muy feliz aquí porque me gusta mucho lo que estáis haciendo.  A mí me gustaría que el día de mañana, cuando me dedique a la enseñanza, sea como vosotros”. Eso refleja cual es el tipo de relación que nosotros transmitimos.  Nosotros lo que queremos que los niños cuando se vayan, tengan la sensación de que les falta tiempo. ¿Mejorable? Por supuesto, pero es una gran actividad.

No cabe duda que este campamento es una de las mejores opciones, si queremos que los más pequeños aprendan inglés de una forma distinta, activa y cercana. Así, más allá de aprender vocabulario y gramática, lo principal es que los niños se sientan como en casa, y terminen los quince días de duración, con la satisfacción no solo de haber aprendido, sino también de haber hecho grandes amistades, y haberse sentido muy queridos. Así lo aseguraba Rafael: “Nosotros nos volcamos. Sabemos que llevamos a alguien a los que debemos de dar, en primer lugar, aprecio. Un niño tiene el derecho de tenerlo, y eso es lo que intentamos dar”.

Después de 10 años, los padres de Villamayor siguen confiando en la profesionalidad del profesorado del campamento, pero muy especialmente, en su cercanía y afecto. Una cercanía que hace que sus hijos vayan cada mañana deseosos de aprender algo nuevo en un idioma que no es el suyo, pero sobre todo de vivir grandes experiencias con sus compañeros y con todos los profesores. El Catallermpamento Bilingüe se ha convertido en una gran familia, una familia de escasos quince días de vida que se queda muy muy corta para todos los sentimientos y relaciones que se construyen dentro de esas cuatro paredes. Lo más importante de todo esto es que no importa la nacionalidad, la edad o el conocimiento de la lengua inglesa: todos forman parte de esa familia llamada “Campamento Bilingüe”. Ya lo decía Umberto Eco, escritor y filósofo italiano, célebre sobre todo por su novela “El nombre de la rosa”:  “La belleza del universo no es sólo la unidad en la variedad, sino también la diversidad en la unidad”.

Comparte: