CONOCE EL COMERCIO DE TU MUNICIPIO: SALÓN DE PELUQUERÍA ESTHER

Esta semana, Portalvillamayor ha visitado una de las peluquerías más antiguas de Villamayor, que vemos cuando llevamos a nuestros hijos de camino hacia el colegio. Nos estamos refiriendo a

SALÓN DE PELUQUERÍA ESTHER:

Se trata de un local ubicado en plena carretera Ledesma, en la calle San Miguel número 9. La situación para Esther es ideal. Cada día que los padres llevan a sus hijos al colegio pasan por delante del mismo. Hablamos de un negocio que lleva 23 años funcionando. Esther presume de tener una clientela fiel, que ha posibilitado que el negocio perdure tantos años. Según ella “hay un poco de todo: jóvenes, niños y no tan jóvenes”. Esta clientela se la han ganado a pulso su hermana Montse y ella. Con su buen hacer consiguen que vuelvan una y otra vez buscando un corte de calidad.

En peluquería Esther no se toma nota de las citas. Su experiencia demuestra que es mejor acordar una hora en persona o por teléfono. En mayo, que es la época de las comuniones, y se trabaja muy bien, se compensan los meses como enero que son más flojos. El horario de apertura de la peluquería es de 9:30 a 13:30 horas y de 16:30 a 20:00 horas, de lunes a viernes, incluyendo sábados por la mañana que cierran a las 15:00 horas. Descansan los martes por la tarde y el viernes no cierran a mediodía.

En la peluquería trabaja la propia Esther y su hermana Montse, casada y con un niño de 16 años y una niña de 12. Esther también está casada y tiene una niña de 17 años. Montse nació en Villamayor y Esther, aunque nació en la localidad de Moríñigo, desde muy pequeña ha vivido en nuestra localidad. Llevan juntas desde que abrieron. Aquí podemos encontrar algo que no tienen otras peluquerías de Villamayor, personas que trabajan con simpatía, agrado y absoluta dedicación, que no ponen mala cara si un cliente se va a otro establecimiento y después vuelve. La clave está en su forma de ser.

A Esther le preocupa que cada día se cierren negocios en Villamayor. Piensa que las asociaciones que han tratado de impulsar el emprendimiento y los negocios han fracasado porque los comercios en Villamayor son poco solidarios. Cree que el número de peluquerías que hay es excesivo porque, aunque la competencia es buena, al ser Villamayor un pueblo dormitorio muchos de sus habitantes hacen su vida en Salamanca y van a la peluquería en la capital. Esther piensa que “seis peluquerías para este pueblo son muchas. Hace 23 años bastaba con dos, ahora podría haber alguna más, pero seis es demasiado. A veces, al no abrir los martes por la tarde y con tanta oferta, mis clientes han ido a probar a otra peluquería, pero me satisface cuando vuelven y dicen que han extrañado mis cortes y peinados”.

Las dos hermanas llevan una vida social fuera de la peluquería. A Montse le encante ir a tomarse unas cañas por el pueblo “viene bien, nos relacionamos con otros vecinos y andamos para no perder la forma”. Para Esther es fundamental caminar todos los días una hora para estar en forma y aguantar el trabajo de una peluquería que supone estar muchas horas en pie.

Las dos están felices en Villamayor. Están encantadas de vivir en esta localidad y de haber montado en ella su negocio. De hecho, Esther puso su primer negocio en Salamanca pero como sabía que su futuro estaba en Villamayor lo trasladó a su presente ubicación, pues lleva aquí viviendo casi toda su vida.

Las dos hermanas habían oído hablar de Portalvillamayor, pero no habían tenido la curiosidad de entrar a consultarlo. Nos han prometido que a partir de este reportaje accederán cada semana para conocer la realidad del municipio. Esther recuerda con agrado la revista “Escoda” que la Asociación Virgen de los Remedios imprimía en papel hace unos años y en la que peluquería Esther colaboraba con publicidad. También han oído hablar de los negocios que han tenido reportaje en el Portal.

Lo que más les gusta de su trabajo es cortar el pelo, porque es donde está la clave de un buen peinado. “Si realizas un buen corte, el peinado es más fácil y luce más” nos revela Esther.

Cada día, cuando terminan su trabajo, se van satisfechas al ver a sus clientes que “se sienten a gusto con sus peinados, valoran nuestra labor y salen contentos por la puerta de la peluquería”, comenta Esther. Sobre todo, cuando al irse una clienta le dice “qué guapa me has dejado Esther, me has quitado unos años de encima”.

Para terminar, nos ha gustado pasar unos minutos con dos peluqueras que creen y disfrutan de su trabajo, que presumen de su fiel clientela que cada semana les visita y les infunde ánimos para continuar con su negocio, cada día más difícil. Nos vamos contentos de lo que hemos aprendido de ellas. Cuando las miramos, nos transmiten tanta vida y tanta alegría que nos anima a seguir conociendo más negocios en este Portalvillamayor.

Como diría Hugo Nicolás:

El maquillaje más hermoso en una mujer es una sonrisa.

Comparte: