CONOCE EL COMERCIO DE TU MUNICIPIO: La Escuela de Arge

Esta semana nos propusimos cambiar el “ritmo” de los reportajes y por eso nos hemos acercado a un establecimiento donde el día a día está marcado por el “ritmo”. Nos estamos refiriendo a:

LA ESCUELA DE ARGE

Se encuentra situada en la calle Caseta núm. 1 y nos espera su directora y a la vez profesora, Arge  García Valiente, quien muy gustosamente se dispone a darnos a conocer a quien va dirigida la escuela y que se hace en ella.

Lleva trabajando en escuelas de baile y gimnasios desde los 14 años, que fue cuando la “captó” su profesora de Educación Física y siempre tuvo muy claro que le gustaría montar una escuela que no fuese elitista, una escuela en la que pudiera bailar todo el mundo, tanto hombres como mujeres, tanto gordos como delgados, altos como bajos, blancos y de color, personas con discapacidad. Cree haberlo conseguido, porque según nos apunta como detalle curioso: “He conseguido formar un grupo de solo hombres cuya edad está en torno a los 50 años”.

Sus primeros años en el mundo laboral  los pasó trabajando en escuelas de baile de Salamanca, para posteriormente montar un tienda de ropa infantil y así poder dedicarle más tiempo al cuidado de sus hijos, pero el “gusanillo” de la danza seguía vivo y hace 7 años que montó la escuela en Villamayor tal y como la conocemos hoy.

En ella podemos ver tanto a niños de 3 años como a adultos que se aproximan a los 60. Por ello nos dice: “La danza no tiene en cuenta la edad, cualquiera y en cualquier momento de su vida la puede practicar”.

Trata de abarcar todas las disciplinas posibles, clásico, latino, bailes de salón, moderno, iniciación a la danza, etc.

También imparte clases a profesionales y como  no le gusta la masificación, en sus clases no se superan las 14 personas, “lo que me hace trabajar con lista de espera a la vez que me hace dedicarle toda mi jornada”.

Su clientela es muy amplia, actualmente son 160 personas las que están matriculadas y acude gente tanto de Villamayor como de Salamanca, pueblos limítrofes y de otros más alejados que conocen de la profesionalidad de Arge.

Entiende que la mejor publicidad es el “boca a boca” pero también se vale del alcance las redes sociales, fundamentalmente de Facebook para darse a conocer.

Su sueño sería disponer de una escuela con más espacio, donde sus alumnos pudieran trabajar sin agobios para así poder impartir una enseñanza más personalizada.

También le gustaría poder delegar una parte de sus tareas para “poder disponer de un poquito más de tiempo para mí y poder disfrutar de mis dos aficiones: viajar y leer”.

Está preocupada por la decadencia de los negocios de la localidad, por el importante número de cierres o traspasos que se están produciendo, por lo poco que sale la gente por el pueblo: “Ahora por la noche no se ve a nadie. Hubo una temporada que la gente se quedaba aquí, pero ahora la gente se va a Salamanca y eso es una pena. Con el potencial de juventud que tiene Villamayor se podrían hacer muchas cosas”

Le gustaría que las actividades que programa el Ayuntamiento no fueran las que ofertan las empresas ubicadas en el municipio. “A veces se piensa que porque la actividad la organice el Ayuntamiento es más barata, y no es  así”.

Le encanta organizar eventos donde sus alumn@s puedan demostrar sus progresos y por ello cada fin de curso organiza una Gala que se viene celebrando en el Palacio de Congresos y que este año alcanzara la 7ª edición.

 

El pasado 29 de Abril con motivo del Día Internacional de la Danza organizó una jornada para conmemorarlo en Villamayor y el resultado por causas ajenas a su voluntad no fue todo lo bien que ella hubiera deseado. “Me gustaría que hubiera más sitios donde poder actuar ya que el hacerlo en el CAEM o en el Palacio de Congresos, supone un coste muy difícil de compensar”.

Destaca la buena sintonía que mantiene con la Banda de Música de Villamayor, la cual se traduce en importantes colaboraciones conjuntas.

 

 

Nos insiste, “Como maestra que soy, me preocupo sobre todo por educar, por impartir una enseñanza de calidad y es para mí una satisfacción ver salir a los alumnos felices después de haber pasado un rato agradable”.

Y para finalizar este reportaje vamos a hacerlo, “robándole” a Arge una frase que hemos podido leer en sus instalaciones y que trata de ser un resumen de lo que ella nos ha querido trasmitir:

 

“No siempre podemos elegir la música que la vida nos toca,
pero podemos elegir como bailarla”
Comparte: